Microrelato

Al despertar, la luz del día se filtraba por los extremos de la cortina dejando la habitación en penumbra. A mi lado Alexia dormía con la cabeza sobre mi hombro y me sentí el hombre más feliz del mundo. Por mi cabeza surgieron como en una película, las imágenes de las anteriores 24 horas; Cuando la bola se detuvo sobre el 13 rojo, cuando cambiamos las fichas por billetes, la romántica cena en el Cesar Palace, el paseo nocturno en helicóptero sobre la ciudad y cuando nos besamos en la ducha del hotel. De pronto alguien golpeó la puerta al tiempo que exclamó; “¡¡Policía de Las Vegas, abran la puerta!!” y justo en aquél preciso instante, recordé que también habíamos asaltado el Banco Madoff.

Con mis mejores saludos!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: