Microrelato

Al despertar, la luz del día se filtraba por los extremos de la cortina dejando la habitación en penumbra. A mi lado Alexia dormía con la cabeza sobre mi hombro y me sentí el hombre más feliz del mundo. Por mi cabeza surgieron como en una película, las imágenes de las anteriores 24 horas; Cuando …