D.E.P. Steve Jobs

Hoy es uno de esos días en el que al enterarnos de la muerte de alguien como Steve Jobs, se nos viene a la cabeza aquello de; “Con la de hijos de puta que hay por ahí y se tenía que morir este“. Normalmente nombramos a alguien cuando nos referimos a los hijos de puta, nombre que varia en función de la opinión de cada individu@, así que puede el lector poner el nombre de su hijo de puta más desestimado.

Steve Jobs  era buena gente ya que al igual que la mayoría de los padres de eso que se ha mal llamado Nuevas Tecnologías, quiso y se empeñó, en que sus avances fueran compartidos y puestos al alcance de todas las personas que habitamos este planeta con la mayor rapidez que fuera posible y así está siendo, gracias al empeño de estas mentes privilegiadas.

Steve Jobs nació en 1955 en una pequeña localidad del corazón de Silicon Valley y por lo tanto creció rodeado de un ambiente muy “informático” pues su padre y los padres de los amigos con los que montaba en bicicleta eran trabajadores de HP y esta vez no me refiero a los hijos de puta sino a la conocida marca de ordenadores Hewlett Packard. Con quince años visitó la cadena de montaje de dicha compañía y desde entonces hasta el último de sus días lo dedicó con pasión al mundo de la informática.

Hablando de ordenadores, aprovecho la parrafada para decir que la palabra ordenador es horrible y no entiendo como es posible que se haya impuesto al original término que aquí se utilizaba y que todavía se utiliza al otro lado del charco; Computadora. Computadora es una palabra que define mucho mejor a los aparatos han cambiado la sociedad y tiene más lógica y no ordenador, término que parece ser la profesión de un señor que entra en un tu cuarto para ordenar las cosas, algo a lo que las personas como yo que vivimos en un desorden ordenado, tenemos pánico.

La informática e Internet se parecen en su estructura al cuerpo humano,  un ente formado por cientos de miles de millones de invisibles células que todas juntas consiguen un funcionamiento mágico aunque esas mismas células pueden mutar y destruir lo que antaño crearon. No sé como serán las computadoras en el futuro y si los padres de las nuevas tecnologías seguirán luchando para que estén al alcance de toda la Humanidad pero mientras que la primera célula  aparezca para crear un corazón y este siga siendo el primer órgano en crearse en todos los seres vivos, podemos albergar esperanzas.

Con mis mejores saludos!!!

Steve Jobs 1955-2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: