Bien acompañado

De vuelta en el Ciberespacio todavía con la imagen en la retina de esbeltas y jóvenes bailarinas, regates y jugadas imposibles, canastas al límite del tiempo y la más típica comedia española aderezada con música. Este mes de junio ha sido casi como en los buenos tiempos y no ha faltado el trabajo, otro cantar es saber cuando cobraré gran parte del trabajo hecho.

Arrancó el mes de junio el último día de mayo, con la presentación en sociedad del Grupo Secuoya y su anuncio de construir en Tres Cantos diez platós para televisión. También fue mi presentación en sociedad para una nueva empresa del mencionado grupo, gracias a excelentes jefes técnicos y mejores personas con quienes he compartido muchas horas de televisión y carretera y que dieron mi teléfono. El otro cámara elegido para el evento es un veterano muy conocido en el gremio y después de los discursos de turno, ambos estuvimos codeándonos con lo mejor del medio ya que desde el gran productor llegado con chófer y acompañado de escultural maciza, al pequeño productor que se aventuró con una unidad móvil, el todo Madrid de los medios se dio cita en el evento. Una excelente jornada para saludar a productoras, directores y realizadores con los que he trabajado y con alguno recordé los viejos tiempos en los que no faltaba enorme despliegue de medios e incluso viajábamos equipos de hasta doscientas personas.

Tampoco faltó a la cita el jefe de explotación de TeleMadrid y por lo tanto jefe mio allá por inicios del presente siglo cuando fui “Telema”. Es  uno de los hombres más “deseados” por el gremio de los cámaras por su posición en la televisión madrileña. Aunque me vio, no me saludó, fue la única persona de las que conocía que no lo hizo y no puede alegar que he cambiado de peinado… “Aquí no queremos héroes, queremos gente normal”, me dijo mi antepenúltimo día como “Telema”, al anunciarme que no renovaba el contrato y nunca comprendí a cuento de qué venía esa frase pero me sorprende verlo en el evento de una compañía privada, será que los superhéroes con dinero si le gustan. En fin, como agua pasada no mueve molinos, aquí Paz y después Gloria.

No es la primera vez que cubro un acto sobre el proyecto de una “Ciudad de los Sueños“, e imagino que todos oímos hablar en su día de “La Ciudad de La Imagen” y de “La Ciudad de Luz“, incluso en Alcorcón hace unos años hablaron de algo asi. Proyectos que han dado trabajo y sueños pero no son lo que se vendió y ya sabemos que del sueño a la pesadilla tan solo hay un mal paso peeeeeero también es verdad que todos soñamos con el premio de la lotería y solo algunos cumplen ese sueño, así que esta vez habrá que tener buen fario y desear que La Ciudad de la Tele dé trabajo en el futuro, sea un punto de encuentro con compañeros y compañeras y ofrezca algún producto de calidad. Ganas de currar a los que estábamos allí, desde luego que no nos faltan.

Este mes de junio también ha sido prolífico en decisivas eliminatorias en la que los equipos de fútbol y baloncesto lo han entregado todo en cada jugada. Me encanta hacer baloncesto y si es en La Caja Mágica, mejor. Uno de los que hice fue con un ayudante de realización que debutó (con la supervisión del realizador, of course) este invierno pasado en un  Estudiantes-Real Madrid en el Palacio de Vistaalegre. Me dio el máster y le tuve en tensión todo el partido, iniciando la jugada con un plano corto del jugador y abriendo el plano poco a poco, llegando al plano amplio en el momento justo. Se pasó todo el partido gritando; ¡¡¡Abre Martino, abre!!! y el colega que estaba a mi lado con los cortos y yo, nos mirábamos y nos descojonabamos. He vuelto a coincidir con él en la realización vigilada aunque no me ha dado el máster sino los cortos de abajo, mejor porque donde esté un corto a pie de cancha que se quite todo lo demás. Esta vez no hice la gracia pues ya se sabe que no hay peor gracioso que el que se repite y que además tiene contraindicaciones en el trabajo.

Con el fútbol ha sido más jodido llevar los cortos abajo, porque entre el ardiente sol y el del bombo, el bolo puede convertirse en un suplicio. Al menos el del bombo te da en el descanso un montadito de exquisito chorizo frito u otros productos típicos, dependiendo del lugar donde se jueguen el ascenso ó descenso porque el sol no da tregua ni por mucha sombrilla que le pongan a uno. Ahora estoy con un brazo más moreno que otro y no es por conducir aunque buenas duchas me he dado cuando entre partido y partido en el Torneo de fútbol 7  encendían los aspersores. Deporte que por cierto es un filón sin explotar, televisivamente hablando, . Pero sí hay algo que puede hacer del bolo un suplicio, es un 55 de hace 25 años con unos remotos más trillados que el campo de la provincia castellana donde vimos a José Luis Garci y un famoso periodista en la grada viendo el partido. La presencia del oscarizado cineasta  me hizo pensar; Salvar los planos con un material así, también es arte.

Ahora en verano lo mejor es estar bajo techo, en plató y con aire acondicionado y eso ha sido precisamente el plato fuerte de este mes de junio. Hemos vuelto a coincidir en el mismo programa  cuatro cámaras que comenzamos en el mismo canal local hace ya muchos veranos. Hemos coincidido muchas veces dos ó tres pero nunca los cuatro como en esta ocasión,  para un conocido productor especializado en comedia y musicales. No sabemos cuando lo cobraremos pero ha estado bien, secuencias con actores por la mañana y musicales por la tarde. Nos iniciamos a golpe de directo y de errores y profesionalmente no hemos perdido el tiempo ninguno. Uno con canas, otro más gordo, el otro divorciado y calvo quien escribe; ¿Necesita usted un equipo de cámaras para una serie, programa, musicales, reportajes, ó un partido de lo que sea?… ¿Necesita que además sepan operar una steady, una cabeza caliente, una grúa ó una robotizada?… Aqui tiene una vía de comunicación.

Junio empezó el último día de mayo en la futura “Tierra Prometida” bajo una carpa al norte en Tres Cantos y ha terminado el primer día de julio -hace unas horas- en los platós del sur, en el presente en una tierra en la que nada está prometido. He hecho una ñapa para una serie a la que voy muy poco pero como siempre, nuevos encuentros y reencuentros que además sirve para cerrar en positivo este mes. Ha llegado julio y este fin de semana no hay nada,  no me importa porque tengo planes pero que no decaiga el ritmo. Prevenidos.

Con mis mejores deseos!!!

Anuncios