La gasolinera de colores

El  email  de  Felipe  era  escueto  como  un  telegrama   y  sutil  pero  contundente;  «¿Por  qué  no  te  pasas  a  grabar  la  entrega  del  premio,  te  quedas  a  cenar  y  ya  hablamos?». Como  a  buen  entendedor  pocas  palabras  y  aunque  ya  había  hecho  planes  con  unos  amigos,  no  me  lo  pensé  dos  veces   y  me  …

Las matemáticas no engañan

Ya sé que es de mal gusto decir que vivo en Alcorcón pero como ayer estuvo  en boca de todos por la goleada al Madrid me veo socialmente forzado a hacerlo… No era mi intención, soy rebelde porque el mundo me ha hecho así. Hace un par de años ó tal vez más, al llegar a …