Una extraña (e inolvidable) Navidad

Todavía con la imagen de la pirámide de Kukulcan en la retina llegamos al hotel. Amables porteros con salacot y bandeja con copas de champán, enorme recepción adornada con un mastodontico árbol de Navidad vestido con luces y un portal de Belén a sus pies. Un villancico en inglés como banda sonora que suaviza el eterno …