La gasolinera de colores

El  email  de  Felipe  era  escueto  como  un  telegrama   y  sutil  pero  contundente;  «¿Por  qué  no  te  pasas  a  grabar  la  entrega  del  premio,  te  quedas  a  cenar  y  ya  hablamos?». Como  a  buen  entendedor  pocas  palabras  y  aunque  ya  había  hecho  planes  con  unos  amigos,  no  me  lo  pensé  dos  veces   y  me  …