Ha sido Blog

Tener un blog es una gran responsabilidad. Me atrevo a decir que incluso más que tener un hijo y lo digo yo que no tengo (hijos).  Y es que según me comentan las personas de mi entorno que si tienen hijos, hoy en día se disfruta muy poco de ellos. La necesidad de tener que reunir dos sueldos para tener uno decente, obliga en la mayoría de los casos conocidos a trabajar y a una cada vez más temprana edad, los retoños son enviados a la guarderia. Tampoco es necesario preocuparse por la educación porque por mucho que uno se esfuerze, al final es la TV quien educa a los hijos… Y a los padres.

Un blog en cambio es distinto, a diferencia de los hijos que por regla general no suelen ser como a sus padres ó madres gustaría que fueran ó vistieran, si puede llegar a convertirse en una verdadera astilla del palo ya que hasta ahora los medios de comunicación; La prensa, el cine, la radio y la TV necesitaban de una licencia política ó grandes cantidades de dinero, en cambio Internet es la isla de la libertad en ese aspecto y por primera vez en la historia nos encontramos con un medio hecho libremente por millones de personas, una auténtica “programación a la carta” en la que cualquier persona puede participar en la realización. Por ello decía al principio que un blog es una gran responsabilidad aunque solo lo lea uno mismo y es que el “bloger” debe mantener un equilibrio mental para no perder el norte. Quien tiene un blog corre el riesgo de sufrir delirios de grandeza, convertirse en adicto al ordenador y  pasar el día pegado a la pantalla ó dependiente del público, con una infinita necesidad de respuestas a sus comentarios.

Un bloger debe ser lo más parecido a un funambulista en plena faena, consciente donde está el suelo y donde el cielo. Espero nunca caer en el vacio del error que es creerse que por tener un blog hay que abanderar causas perdidas ó ganadas y vivir en una trinchera de por vida. No quisiera terminar siendo el tipo que un día se levanta de mal humor y no deja títere con cabeza (aunque tambien es verdad que a veces sienta bien) ó el que se cree más gracioso que nadie y siempre se rie de los demás pero no le descubras que no tiene ombligo. En el equlibrio está el arte y el espectáculo, dejarse llevar por instintos básicos te puede hacer perder el equilibrio y si te caes no hay más función, si acaso tu defunción.

No quedan dudas, un blog es como tener descendencia, incluso con un poco de suerte tus comentarios pueden mantenerse años y años, quizás siglos, una vez que has pasado al otro barrio. Es mejor que tener mascotas y una extraordinaria formar de contar lo vivído  sin necesidad de ser escuchado para quienes no vamos a tener descendencia, es más, sí llego a darme cuenta de esto antes de hacer el blog lo hubiera llamado Paquito ó como su madre de haber sido niña pero ha sido blog.

Con mis mejores saludos.

 

EFE LOGO 001

Anuncios